La mesa 33

Te vas a divertir, me dijo Carlos. No dejes de ir, me pidió. Sabes que mis abuelos te adoran. Y son sus Bodas de Diamante. Seguro que nunca verás otras. Y la verdad es que tenía razón. Mis viejos no llegaron a las de Oro y solo conozco un par de parejas que cumplieron las de Plata. En mi generación, con las justas las de Madera y sé de varios que ni las de Papel. 

Me arreglé lo mejor que pude, tomé un taxi y llegué al Club Nacional a las 7:55. Nunca había entrado. Es más, creía que las mujeres no podían entrar. Seguro hicieron una excepción por Don Reynaldo, uno de sus más importantes miembros. No cualquiera cumple 60 años de matrimonio. Avancé entre las mesas buscando la número 33. Estaba a un costado del enorme salón, cerca de las mamparas que daban al balcón de mármol. Me alegré. Podría salir a tomar aire y a escaparme del ruido de la fiesta. Ojalá no estuviera prohibido fumar, pensé. 

En la mesa había una mujer de mi edad, sola. Y dos hombres también de nuestra edad, que hablaban como recién conociéndose. Saludé a los 3 con una inclinación de cabeza y me senté. Nunca he sido muy sociable. Cuando uno de los hombres estaba a punto de estirar su mano y presentarse, llegó una pareja. Ella, divertida y parlanchina, saludó como si nos conociera de toda la vida. Samantha, dijo levantando la voz para que la música no la tapara. Él era reservado. Solo hizo un gesto con la mano y se sentó. Pero no en el sitio libre al lado de Samantha sino en otro, justo enfrente mío. Me tomó dos segundos darme cuenta que no eran pareja. Solo habían llegado al mismo tiempo. 

Desde ese momento, Samantha tomó la batuta en la mesa. Hola. Samantha, bailarina. ¿Tú cómo te llamas? Hizo que todos nos presentáramos. Rosaura, la primera mujer, era maestra. Adolfo, veterinario. Rubén tenía una tienda de autos. Cuando dije que era escritora, el hombre reservado frente a mi concentró la mirada. Luego él se tuvo que presentar. Arturo, documentalista. En lo que duraron las presentaciones, habían llegado las últimas dos personas de la mesa. A Mariel todos la reconocimos. Era una política de izquierda. Fabián era un motociclista. Sin duda, éramos un grupo dispar. Ninguno se conocía de antemano.

Después de algunos minutos de conversación de tanteo, Rubén preguntó si conocíamos a los abuelos. Y, cuando uno a uno contó cómo así los conocíamos, no pudimos con el estupor. Yo estuve con Carlos en el colegio, dijo Rosaura. ¿Ah, sí? Yo estuve con él en la universidad, dijo Mariel. Samantha rompió en carcajadas. Yo estuve con él solo un fin de semana, soltó. Todas me miraron. Yo las miré a ellas. Las ex. Carlos y yo estuvimos casados unos años mientras hacíamos el doctorado en Brasil, dije. La mesa estalló en exclamaciones de sorpresa y risas. Todas éramos ex de Carlos. 

De pronto, los hombres se convirtieron en el centro de atención. Samantha, divertida, les preguntó ¿también ustedes estuvieron con Carlos? Pues no. No con Carlos. Todos habían sido pareja de Adriana, la hermana menor de Carlos. Éramos la mesa de los Ex. Todos solteros o divorciados. Todos libres para divertirnos. Y eso hicimos. Hasta el amanecer. Carlos y Adriana vinieron a saludar y nos sacamos incontables fotos. Sacamos muchas también con los abuelos, que nos querían de una manera especial. Fue una noche espectacular.

Una semana después, Adriana me mandó un email con un link. Llevaba a la carpeta de fotos que habían seleccionado para nosotros. Los de la mesa 33. En un posdata, decía: Querida A., no creo en las casualidades. En todas las fotos, Arturo y tú están cerca y riendo. Acá está su número. Es tímido. Llámalo tú. Eso hice. Hace 12 años. Mañana cumplimos Bodas de Hilo. Seguimos tejiendo historias juntos.

Octubre 26, 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: