El testigo

Yo lo vi todo, comisario. Sí. Lo vi todo y quiero declarar. ¿Que por qué? Porque se está cometiendo una injusticia, comisario. Esto no puede quedar así. ¿Que ya llegaron a un acuerdo, las partes? ¿Que ese es un mecanismo reconocido por la legislación local? No, no. No me parece. Yo acá soy testigo. Presencial. Estaba aquí precisamente, cuando todo sucedió. Lo vi mejor que ellos. Se lo digo. Por favor tiene que tomar nota de mi declaración. Sí, sí. Lo espero. Saque la libretita y el lapicero. ¿Está listo? ¿Mi nombre? Soy Miguel Fortunato Alegre Rosas. 74 años. Limeño de nacimiento. Aquí tiene mi DNI. Pero claro comisario, tómelo para que compruebe mi identidad. ¿Ve? Miguel Fortunato. Sí, sí. Ahí copie usted mismo el número. Sí. 7 al final. Correcto. Bueno, los hechos. Esta mañana yo me había levantado con un calambre en la pierna izquierda. Un dolor insoportable. Seguro a usted alguna vez le pasó, ¿no? Parece que tiene que ver con lo que uno comió la noche anterior. Y eso que yo como muy ligero, una crema de verduras nada más. Ah, no, entiendo, claro. Me atengo a los hechos presenciados. Pues, como le decía, me levanté por un calambre. Desayuné un vaso de leche tibia y me puse el buzo. Una caminata corta y suave para calentar los músculos. No pierda la paciencia, comisario, que todo tiene relación con los hechos. Es importante conocer el contexto, ¿no cree? Y el estado de ánimo de los testigos, claro, para valorar la imparcialidad y la veracidad de su testimonio. Eso vi en una película. Veo muchas películas de crímenes y de investigaciones forenses. No, no, de eso no tiene que tomar nota, claro está. Es solo un dato que le doy para que vea usted, que es el profesional, que algo sé de estos menesteres. De acuerdo, regreso a los hechos. Caminaba yo despacio, por el calambre, recuerde. Y aquí en esta parte, es todo recto, ¿vio? Uno puede mirar hasta el fondo, unos 500 metros, sin nada que obstruya la vista, ¿se da cuenta? Es un punto privilegiado. Y, mire usted, quizá lo haya notado pero, esto es un detalle destacable: la vereda no tiene huecos. Claro, hombre, es destacable porque en este distrito todas las calles tienen huecos, baches, gibas, adoquines salidos. ¿Si lo anota? Sí, me parece que sí, por supuesto. Ya le decía que es un detalle destacable. Son 500 metros rectos y sin un solo desnivel en la vereda. Lisa. Perfecta. Parece pista de patinaje. ¿Estuvo alguna vez en una pista..? Tiene razón, eso no es un dato relativo a la investigación que nos concierne. ¿Qué es lo que vi? Lo vi todo, comisario. Todo. Y lo vi antes de que sucediera. Como esa película, ¿sabe a cuál me refiero? Esa que capturan a los criminales antes que cometan el crimen. Fantástica. Ah, qué, ¿no la vio? Se la recomiendo. Muy buena. Así mismo, yo vi el crimen antes que sucediera. ¿Que no hubo crimen? Pues sí que lo hubo y yo lo vi. Todo. No, no puede guardar su libretita. Tiene que tomar nota de mi declaración, comisario. Sabe usted, para el juicio. Usted tendrá que subir al estrado con la libretita y allí repasará las hojas y repetirá sus preguntas y mis respuestas. ¿Cómo que no habrá juicio? ¿Cómo que ya arreglaron? ¿Qué quiere decir que arreglaron? Pero acá hubo una víctima comisario. Yo lo vi todo. Mi testimonio es esencial, comisario. Es gravitante que tome nota. ¿Que la víctima se ha ido a tomar un café con su victimario? ¿Que no lo denunciará por atropello, por daños y perjuicios? Claro. Claro. No me lo tiene que decir, yo lo vi todo. Soy un caballero y reconozco la hidalguía. En efecto, el criminal se detuvo a auxiliar a su víctima. Sí, sí. Eso también lo vi. La ayudó a levantarse y él recogió las naranjas que habían rodado por todas partes. Pero cometió un crimen, comisario. Una imprudencia temeraria. Pudo ocasionar un desenlace fatal, ¿sabe? Heridos, muertos, sangre. ¿Que solo fue un raspón en las rodillas? ¿Ningún hueso roto? Bueno, bueno, comisario, quizá las cosas no pasaron a mayores en esta ocasión. Pero, ¿y si el criminal reincide? ¿Si no aprende la lección? Alguna sanción tiene que haber, ¿no le parece? Algún correctivo. Servicio a la comunidad. Algo. ¿Que no es posible porque ya arreglaron? ¿Que se fueron juntos a tomar un café, dice? ¿Que se van a ennoviar, cree usted? Ah, bueno, sobre eso no puedo dar testimonio. De eso yo no vi nada. Mi deber, como testigo, es ofrecer mi declaración objetiva. Sí, veo que ya tomó debida nota. ¿Que si se casan me llamarán como testigo? Qué bromista es usted, señor comisario. Pero, por las dudas tome nota de mi teléfono celular y mi teléfono fijo. Uno nunca sabe.

Agosto 21, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: