Una tarde de sábado

Una tarde de sábado, como hoy. Una habitación cálida y a media luz. Dos que se aman, duermen tomados de la mano después de haber hecho el amor. Ella despierta, toma un libro, enciende la lámpara y lee. Con una mano sostiene el libro, con la otra acaricia la cabeza de su amante. Al rato, él despierta. Propone ver una película. Ella acepta y deja el libro. Antes de empezar, él lleva a la cama algo de fruta y dos copas de vino. A los minutos, ella cambia de posición, acerca su cuerpo al de él, su pie se desliza por su pierna, sus senos rozan su hombro, sus labios se acercan a su cuello. Él apaga el televisor, se voltea hacia ella, hunde la cabeza en el centro de su pecho, sus manos entre sus piernas. Hacen el amor.

Una tarde de sábado, como hoy. Una habitación cálida, sin luz. Dos que se aman, vuelven a amarse. Lo he soñado, aunque estaba despierta.

Febrero 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: