A dos voces

Él

Qué amor de mano en tu cuerpo

Qué efímera sensación

Qué profundo y largo recuerdo de ti

Qué paso hacia allá, pero estás acá

Olor, calor, sueño, vuelo

Ella

Tu mano en mi vientre y bajando, hundiéndose en la humedad de mi deseo.

Mi mano en tu nuca, arañando tu espalda mientras la mía se eriza.

Tu lengua enredada en la mía, mis labios mordiendo los tuyos.

Tu aquí. Yo allá. Te siento.

Me quedo recostada al lado de tu cuerpo, sintiendo nuestro calor y la agitación de nuestra respiración. Te veo cerrar los ojos, dormitar un poco. La excitación y la dulzura, en la misma cama, al mismo tiempo.

Febrero 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: